Te interesa

opinión

Visor de contenido web

¿Qué hacer frente a un temporal de viento?

En estas situaciones meteorológicas, debido a la dificultad de combatir estos fenómenos, el seguimiento de los consejos y la actitud de la población, a través de la adopción de medidas preventivas y de autoprotección, resulta esencial en la reducción del número potencial de sucesos.

Prevención en el hogar

  • Revisar las viviendas para que no haya cornisas, balcones y fachadas en mal estado que puedan producir caídas de cascotes y escombros.
  • Cerrar puertas y ventanas para evitar corrientes de aire que puedan llevar a la rotura y caída de cristales.
  • Asegurar elementos como los toldos, persianas y antenas.
  • Retirar macetas, jaulas y cualquier objeto que pueda caer a la calle.

Qué hacer en la calle o en el campo

  • No salgas si no es necesario.
  • Aléjate de casas viejas o en mal estado.
  • Evita los muros y las vallas publicitarias.
  • Los árboles ofrecen el peligro de caída y rotura de grandes ramas. No transites por parques o avenidas arboladas.
  • No pases por debajo de andamios o edificios en construcción.
  • Los postes de luz y torres de alta tensión son muy peligrosos. Aléjate y en caso de caída avisa al 1·1·2.

Precaución en la carretera

  • Si es posible evita circular. Usa preferentemente el transporte público y en caso de tener que salir, infórmate de la predicción meteorológica.
  • Reduce la velocidad a límites de seguridad. Un golpe de viento puede desviarte de la trayectoria.
  • Las motos y los vehículos de grandes dimensiones que ofrecen una gran superficie de contacto con el viento (camiones, furgonetas, vehículos con remolque o roulottes) corren el peligro de volcar ante vientos transversales.
  • En caso de necesidad, párate en una zona segura y espera a que amaine el viento.

El temporal en zonas marítimas

  • Protege tu vivienda ante la posible invasión del agua del mar.
  • Si estás en un camping permanece atento a la posibilidad de evacuación.
  • No te acerques a paseos marítimos, espigones o acantilados. La fuerza del agua te puede arrastrar.
  • No circules con vehículos por carreteras cercanas a la línea de playa.
  • Abstente de practicar cualquier tipo de deporte náutico. Si dispones de embarcación procura asegurar su amarre en un lugar resguardado.